Emergencias infantiles

Primeros auxilios pediátricos y actuaciones ante emergencias infantiles, formación para grandes y pequeños

Claves para evitar nuevas muertes de niños en el ámbito del hogar

Emergencias infantiles, Prevención de riesgos infantiles, Seguridad caídas ventanas y balcones, Seguridad infantil en el hogar

Artículo publicado en abc  (Miércoles 22 de enero de 2014)

El caso del pequeño fallecido el lunes en Vizcaya reabre el tema de la seguridad en casa

Todos los niños sufren accidentes. Algunos tienen consecuencias curables, otros no tienen retorno ni vuelta atrás, como es el caso del niño de 5 año fallecido en Ortuella (Vizcaya) el pasado lunes al caer desde una altura de tres pisos. Pero… ¿debe hacer esto que convirtamos nuestro hogar en una mazmorra de barrotes? “NO”, según Mª Ángeles Miranda, vicepresidenta de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil. Para ella, este tema “no es sinónimo de sobreprotección mediante dispositivos, barreras y protecciones de seguridad que mantengan al niño en una burbuja dentro de un piso y dificulten la vida diaria de los adultos. Pero sí la eliminación de riesgos con graves consecuencias y que resulten minimizadas en caso de que el accidente se produzca”.

seguridad infantil, prevención de caídas desde gran altura

Accidentes infantiles sin retorno ni vuelta atrás

Espacio libre de riesgos
Entonces, ¿cómo podemos gestionar la seguridad infantil para que nuestro hogar sea un espacio donde el niño pueda crecer sin coartar su estimulación y desarrollo? A juicio de Miranda, para efectuar una prevención sostenible y eficaz debemos partir de dos parámetros que nos servirán de guía. Por un lado, explica esta experta, es obligatorio conocer “las características del niño: si tiene escasa o nula percepción del riesgo, como es su adquisición de nuevas habilidades motrices (a las cuales nos debemos anticipar para adoptar medidas preventivas antes de que el niño gatee, camine o escale) y el desarrollo cognitivo de este”. Su forma de ser, prosigue “determinará ser conscientes de que nuestro hijo aprende de nosotros. Somos su ejemplo y sin duda el modelo que determinará su actitud frente a los riesgos. Por eso la cultura de autoprotección que queremos inculcarle debe empezar por nosotros mismos”.
Recomendaciones (específicas para evitar caídas desde gran altura)

  • No incitar a mirar por la ventana al niño, lo puede tomar como un acto habitual con o sin la presencia de un adulto.
  • La distribución de los espacios debe estar orientada a prevenir el riesgo, pro encima de cualquier estética. No colocar nunca cunas, cambiadores, camas…cerca de las ventanas.
  • Tener en cuenta que hasta las propias barandillas pueden ser escalables si los barrotes de seguridad son horizontales.

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin citar la fuente

Leer Más