Juego seguro y actividades deportivas

Prevención de accidentes infantiles durante el juego y las actividades deportivas. Juego seguro, juguetes seguros y deporte infantil seguro

Salidas y excursiones escolares

Juego seguro y actividades deportivas, Seguridad escolar, Seguridad infantil transporte escolar

Las salidas y excursiones son enormes fuentes de aprendizaje para el colectivo infantil, estas deben incorporar la cultura preventiva y los aspectos necesarios que ofrezca a los menores la seguridad física y emocional que precisan. seguridad infantil en las excursiones escolares
El aprendizaje para desenvolverse en un entorno desconocido y la poca o nula percepción del riesgo que caracteriza al colectivo se resuelven con la experiencia, por lo que los adultos deben incluir la anticipación y la previsión además del modelo educativo de conducta sobre el que los niños fijaran su ejemplo.
Estas recomendaciones de seguridad son aplicables al colectivo infantil en general y a la primera etapa (hasta los 6 años) en particular, a medida que el desarrollo cognitivo y motriz así como la experiencia y la educación recibida en cultura preventiva vayan afianzándose en el niño se podrán sustituir algunos conceptos de protección, ya que los parámetros anteriores ejercerán la función deseada.
Antes de la salida

  • Análisis del recorrido: establecer las vías de acceso óptimas y que mejor cumplan con los requisitos de seguridad que más se adapten al desarrollo evolutivo del grupo, teniendo en cuenta factores como el ruido y la inmadurez de sus sistema auditivo, la visibilidad limitada, percepción distorsionada de movimiento/velocidad, etc.
  • Identificar aquellos espacios adecuados para cada actividad programada durante la salida, evaluando los posibles riesgos de cada entorno y de la propia actividad (incluidos los materiales y la propia instalación), consiguiendo una optimización sobre el control de los niños.
  • Procedimiento en caso de emergencia: si es un espacio cerrado, identificar las vías de evacuación, salidas de emergencia, zonas de seguridad, etc., en espacios abiertos aquellos recorridos para llegar a las zonas seguras en caso necesario.
  • Información a las familias: sobre el tipo de actividad, necesidades de vestuario y protección, autorizaciones (al desarrollo de la visita y de las actividades, a administrar medicación en caso necesario, etc.), así mismo recoger información adicional sobre el niño que pudiera tener relevancia a la hora de efectuar la salida en general o algunas actividades en particular.
  • En función del recorrido y las actividades programadas se debe valorar el aumento de adultos por niño, el control no debe tener fisuras en general ni en momentos puntuales.
  • Definir las responsabilidades de cada adultos, evitando delegar en otros y que surjan incompatibilidades que deriven en la no vigilancia y supervisión de cualquier aspecto relacionado con la salida.
  • Prever las posibles inclemencias meteorológicas que supongan un riesgo para la circulación, el traslado peatonal y el desarrollo de las actividades al aire libre, anulando la salida si se valoran riesgos implícitos.
  • Si se precisa de transporte escolar para el traslado, este debe incorporar además de todos los elementos establecidos según legislación vigente, dispositivos de retención adecuados a los menores y a los autobuses.
Por sus características, los menores necesitan ser vistos

Por sus características, los menores necesitan ser vistos

Durante la salida
Recorrido por la vía pública:
Medidas de seguridad y control

  • Chalecos reflectantes: se tiende a pensar que la utilización de estos elementos por parte de los adultos que acompañan al grupo aportan la seguridad necesaria, cuando por las dimensiones del colectivos infantil se hace imprescindible que incorporen esta medida de seguridad, aportando además de visibilidad, un mejor control de los menores y un importante valor de futuro como cultura preventiva, al incorporar estos sistemas de forma natural.
  • Utilización de sistemas de control físico como cuerdas adecuadas al grupo, ya sean de sujeción manual o incorporar cinturones en el caso de grupos que por necesidades evolutivas, motrices o por factores personales así lo requieran.
  • Utilización de sistemas de identificación y control, como son pulseras de identificación o dispositivos tecnológicos.
  • Educación vial y modelo: aprovechar la salida para inculcar aquellas normas de civismo, comportamiento y prevención que por el nivel cognitivo el grupo pueda asimilar. Recordar siempre que los adultos somos su modelo a imitar por lo que las acciones de seguridad que empleemos repercutirán en su cultura preventiva, así como en la asimilación de criterios coordinados.

Después de la salida: analizar el desarrollo en función de la planificación previa, esta evaluación debe servir para que se puedan aplicar las correcciones necesarias a mejorar y optimizar las próximas salidas ya sean al mismo destino y actividades o bien cambios generales que repercutan en cualquier excursión.

M Ángeles Miranda. Auditorias de seguridad infantil (Registro de la Propiedad Intelectual)
Extraído del Libro Seguridad en centros infantiles de 0-3 años. Aenor ediciones

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin citar la fuente

Leer Más

Descifrando el Juguete Seguro

Juego seguro y actividades deportivas, Seguridad infantil en el hogar

Es en la época navideña cuando nos llegan post, artículos, reportajes, mensajes,…sobre cómo debe ser el juguete ideal para nuestro hijo, que no es más que el instrumento que le permite crear juegos para desarrollarse a nivel psicomotor, cognitivo, afectivo, emocional y social, de ahí la importancia de que ese instrumento sea seguro para cumplir los objetivos, pero ¿sabemos realmente que es un juguete seguro? ¿Qué quiere decir el marcado CE, normativas de obligado cumplimiento, símbolos, series de Normas, las propiedades físicas y mecánicas, químicas, eléctricas, etc.?
Vamos a intentar descifrar las claves de un “Juguete Seguro” con un lenguaje para que nos entendáis jugando!
Existen unos requisitos que contemplan todos los riesgos generales y que definen JUGUETE SEGURO
Se considera que un juguete es seguro cuando, entendiendo el comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad del menor y de otras personas mientras lo utiliza. 

infografía juguete seguro

Infografía juguete seguro

Es decir un juguete destinado a un niño de edad X al que tenemos que decir “no se toca porque se rompe” no es un juguete seguro, de hecho NO es un juguete y SÍ una frustración, el juguete debe estar pensado para la manipulación infantil, con todo lo que ello implica!!

De ahí que nos aseguremos que el juguete es adecuado a la edad de nuestro hijo, a sus destrezas y habilidades. Este importante parámetro adquiere mayor relevancia cuando el juguete va destinado a menores de 36 meses:
Un juguete apto para menores de 36 meses es que ha pasado las pruebas necesarias para verificar que no generan ni contienen piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas. Una advertencia fácil de identificar y de explicar a niños más mayores para que puedan entender que un bebé menor de 36 meses no puede compartir los mismos juguetes, por el riesgo que implica.

  • ¿Qué implica Marcado CE?

El Marcado CE es un compromiso por parte del fabricante para certificar que el juguete cumple con todas las normas seguridad de la UE, normas por otro lado se encuentran entre las más estrictas del mundo.
Informa al consumidor de forma eficaz del uso apropiado y de los riesgos en el caso de que no se utilice adecuadamente.
Obliga a mencionar en todos los juguetes aquellos que han pasado las pruebas necesarias para verificar que son o no apropiados para los menores de 36 meses.
Además de estos requisitos de riesgos generales están las normativas de riesgos particulares, Normas por otro lado de obligado cumplimiento, que intentamos explicar a que se refieren:

  • Propiedades físicas y mecánicas: deben evitar que el juguete pueda provocar lesiones corporales por los elementos que lo componen o por la inestabilidad del mismo.
  • Propiedades químicas: todos los materiales de fabricación que lo componen no deben producir efectos tóxicos, irritantes o quemaduras al entrar el niño en contacto con el juguete.
  • Propiedades eléctricas: no pueden superar los 24 V y todos los elementos relacionados con fuentes de energía no pueden ser accesibles a la manipulación infantil.
  • Propiedades higiénicas: su fabricación ha de garantizar las condiciones de higiene necesarias para evitar riesgos de infección o enfermedad.
  • Inflamabilidad: están prohibidos todos los juguetes con riesgo de inflamabilidad por contacto con llama o cualquier otra fuente de fuego, para ello se trata todos los componentes en el proceso de fabricación.

Esperamos haber conseguido nuestro propósito de explicar que significa un Juguete Seguro y sus implicaciones.
Podéis ampliar toda la información relativa a la seguridad en los juguetes en el siguiente enlace de la UE.
Como siempre estamos a vuestra disposición ante cualquier duda sobre este post o algún tema en concreto que queráis que tratemos
Aprovechamos para desearos una Navidad Segura con toda la felicidad que conlleva!
Gracias a tod@s por compartir Seguridad Infantil.

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin citar la fuente

Leer Más

Decálogo de seguridad para un Juego Seguro

Juego seguro y actividades deportivas, Seguridad infantil en Ludotecas

En estas fechas son numerosos, y necesarios, los artículos que hacen referencia la necesidad de adquirir juguetes que otorguen creatividad y desarrollo para conseguir el objetivo de crecimiento y aprendizaje de los más pequeños.
En este caso nos centramos en la seguridad que deben ofrecer los espacios donde tienen lugar los juegos, y es que basándonos en una de las definiciones de juego infantil en el que se compara con el trabajo de los niños, podemos reflexionar sobre la similitud de los requisitos que un puesto de trabajo debe ofrecer para poder desarrollarlo:

  • Si para desempeñar un trabajo concreto se necesitan unas herramientas adecuadas, en el caso del juego esa herramienta es el juguete que se debe adaptar a las habilidades y destrezas del niño.
  • Si el puesto de trabajo debe cumplir unos requisitos de seguridad en función de la tarea desarrollada, el espacio donde se realice el juego debe adecuarse al mismo y a las características del desarrollo evolutivo del menor
  • Si en un espacio común se desempeñan dos actividades laborales distintas, no se deben molestar ni interceder entre ellas si este hecho conlleva un riesgo implícito, de la misma forma las áreas de juego deben delimitarse en función de los juegos y de los menores a los que van dirigidos.

A partir de estas similitudes, podemos ofrecer el decálogo para adecuar los espacios a las necesidades de los niños y del juego, de forma que éste se desarrolle en busca de los objetivos marcados:

Juego seguro

Juego seguro

  1. Partiendo de la base de que los hogares se diseñan, planifican y organizan por los adultos bajo unos cánones de estética y limpieza que de poco sirven cuando un pequeño entra en nuestras vidas ya que para ellos cualquier objeto se convierte en un juguete con el que improvisar y crear nuevos juegos con el que crecer, por eso se deben eliminar aquellos objetos a su alcance que sean susceptibles de producir riesgos al niño.
  2. Mantener a distancia aquellos juguetes que no van destinados a menores de 36 meses, esta medida toma especial relevancia cuando juegan en el mismo espacio niños de diferentes edades, por lo que se deben establecer rutinas donde compartir juegos y juguetes de forma conjunta no suponga ningún riesgo.
  3. Los bebés con escasas habilidades motrices deben realizar el juego en espacios acotados disponiendo de sus juguetes en zonas controladas.
  4. De forma general las superficies donde se realice el juego deben ser continuas y antideslizantes (evitar el uso de abrillantadores y ceras), libre de desniveles insalvables en función del desarrollo motriz del niño y del juego (especial atención a los correpasillos, andadores, etc., a la hora de circular próximos a escaleras y bordillos). Asimismo la estrecha relación de los niños con el suelo obliga a que este sea cálido y confortable, además, según el juego y el control motriz también debería ser ligeramente blando.
  5. Las paredes y el equipamiento (mobiliario, puertas, ventanas, decoración, etc.) se debe proteger dentro de lo que denominamos zona de seguridad (1,20 m de altura), ofreciendo al niño la seguridad necesaria para minimizar las consecuencias derivadas por caídas, choques, escalada y sobre todo por los juegos improvisados con otras herramientas que no sean los juguetes, evitando siempre la cultura del NO (no toques, no cojas), favoreciendo el desarrollo natural en espacios preparados y exentos de riesgos.
  6. Las zonas de juego y tránsito deben estar bien iluminadas y libres de obstáculos, por ello la organización de los juguetes y enseñar a los niños a recogerlos una vez terminado el juego, es importante para evitar caídas y tropiezos.
  7. El juguete en sí, puede necesitar de complementos para otorgar la seguridad necesaria en el momento de desarrollo, por ejemplo un patinete es un juego que estimula el desarrollo de habilidades motrices, pero precisa de casco y protecciones para conseguir el objetivo de forma segura.
  8. Si los juegos se realizan en espacios al aire libre, se deben inspeccionar los elementos previamente a la realización del mismo. Los parques infantiles suelen estar bastante controlados en este sentido, aún así la higiene de los suelos y los desperfectos por vandalismo y el uso de desgaste de los mismos pueden hacer que no cumplan los requisitos de seguridad.
  9. Cuando el juego se desarrolle en casa de familiares, amigos o conocidos, no exime a los responsables del menor de adecuar los espacios y los juguetes que va a utilizar el pequeño huésped.
  10. Asimismo los espacios destinados al ocio infantil deben cumplir una normativa de seguridad muy estricta, además de asegurarnos de que así sea, debemos respetar las instrucciones de los responsables sobre las instalaciones que puede disfrutar nuestro hijo según su edad.
decalogo de entornos de juego seguroi segurbaby.com

Decálogo de entornos de juego seguro

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos sin citar la fuente

Leer Más

Entornos de juego saludables: más allá de la seguridad en los juguetes

Juego seguro y actividades deportivas, Seguridad infantil en Ludotecas

Artículo publicado en ABC el 7 de enero de 2012: No pierda de vista la seguridad de los niños cuando juegan

En estas fechas son numerosos, y  necesarios, los artículos que hacen referencia la necesidad de adquirir juguetes que otorguen creatividad y desarrollo para conseguir el objetivo de crecimiento y aprendizaje de los más pequeños.

juegos seguro

En este caso nos centramos en la seguridad que deben ofrecer los espacios donde tienen lugar los juegos, y es que basándonos en una de las definiciones de juego infantil en el que se compara con el trabajo de los niños, podemos reflexionar sobre la similitud de los requisitos que un puesto de trabajo debe ofrecer para poder desarrollarlo:

-          Si para desempeñar un trabajo concreto se necesitan unas herramientas adecuadas, en el caso del juego esa herramienta es el juguete que se debe adaptar a las habilidades y destrezas del niño.

-          Si el puesto de trabajo debe cumplir unos requisitos de seguridad en función de la tarea desarrollada, el espacio donde se realice el juego debe adecuarse al mismo y a las características del desarrollo evolutivo del menor

-          Si en un espacio común se desempeñan dos actividades laborales distintas, no se deben molestar ni interceder entre ellas si este hecho conlleva un riesgo implícito, de la misma forma las áreas de juego deben delimitarse en función de los juegos y de los menores a los que van dirigidos.

A partir de estas similitudes, podemos ofrecer el decálogo para adecuar los espacios a las necesidades de los niños y del juego, de forma que éste se desarrolle en busca de los objetivos marcados:

1.       Partiendo de la base de que los hogares se diseñan, planifican y organizan por los adultos bajo unos cánones de estética y limpieza que de poco sirven cuando un pequeño entra en nuestras vidas ya que para ellos cualquier objeto se convierte en un juguete con el que improvisar y crear nuevos juegos con el que crecer, por eso se deben eliminar aquellos objetos a su alcance que sean susceptibles de producir riesgos al niño.

2.       Mantener a distancia aquellos juguetes que no van destinados a menores de 36 meses, esta medida toma especial relevancia cuando juegan en el mismo espacio niños de diferentes edades, por lo que se deben establecer rutinas donde compartir juegos y juguetes de forma conjunta no suponga ningún riesgo.

3.       Los bebés con escasas habilidades motrices deben realizar el juego en espacios acotados disponiendo de sus juguetes en zonas controladas.

4.       De forma general las superficies donde se realice el juego deben ser continuas y antideslizantes (evitar el uso de abrillantadores y ceras),  libre de desniveles insalvables en función del desarrollo motriz del niño y del juego (especial atención a los correpasillos, andadores, etc., a la hora de circular próximos a escaleras y bordillos).  Asimismo la estrecha relación de los niños con el suelo obliga a que este sea cálido y confortable, además, según el juego y el control motriz también debería ser ligeramente blando.

5.       Las paredes y el equipamiento (mobiliario, puertas, ventanas, decoración, etc.) se debe proteger dentro de lo que denominamos zona de seguridad (1,20 m de altura), ofreciendo al niño la seguridad necesaria para minimizar las consecuencias derivadas por caídas, choques, escalada y sobre todo por los juegos improvisados con otras herramientas que no sean los juguetes, evitando siempre la cultura del NO (no toques, no cojas), favoreciendo el desarrollo natural en espacios preparados y exentos de riesgos.

6.       Las zonas de juego y tránsito deben estar bien iluminadas y libres de obstáculos, por ello la organización de los juguetes y enseñar a los niños a recogerlos una vez terminado el juego, es importante para evitar caídas y tropiezos.

7.       El juguete en sí, puede necesitar de complementos para otorgar la seguridad necesaria en el momento de desarrollo, por ejemplo un patinete es un juego que estimula el desarrollo de habilidades motrices, pero precisa de casco y protecciones para conseguir el objetivo de forma segura.

8.       Si los juegos se realizan en espacios al aire libre, se deben inspeccionar los elementos previamente a la realización del mismo. Los parques infantiles suelen estar bastante controlados en este sentido, aún así la higiene de los suelos y los desperfectos por vandalismo y el uso de desgaste de los mismos pueden hacer que no cumplan los requisitos de seguridad.

9.       Cuando el juego se desarrolle en casa de familiares, amigos o conocidos, no exime a los responsables del menor de adecuar los espacios y los juguetes que va a utilizar el pequeño huésped.

10.   Asimismo los espacios destinados al ocio infantil deben cumplir una normativa de seguridad muy estricta, además de asegurarnos de que así sea, debemos respetar las instrucciones de los responsables sobre las instalaciones que puede disfrutar nuestro hijo según su edad.

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Permitida la reproducción total o parcial de los contenidos citando la fuente

decalogo de entornos de juego seguroi segurbaby.com

Decálogo de entornos de juego seguro

Leer Más

Jugar con buenas herramientas =educación positiva y preventiva

Juego seguro y actividades deportivas

Como decía Anna Freud, el juego es el trabajo del niño y además el primer acto creativo del ser humano. Es importante que los niños puedan disfrutar de momentos de diversión en entornos seguros, siguiendo el símil de Freud, al igual que los adultos nos protegemos en nuestros centros de trabajo y creatividad,  los más pequeños podrán poner a prueba su curiosidad y creatividad en favor de un feliz desarrollo integral.

seguridad infantil en juguetes segurbaby

El juego adquiere un papel principal en el desarrollo del niño, a nivel psicomotor, cognitivo, afectivo, emocional y social, y el elemento con el que llevar a cabo ese aprendizaje es el juguete, por lo tanto éste debe adecuarse a las habilidades y destrezas de los niños para conseguir el objeto lúdico y educativo que se persigue.

Estamos inmersos en la época de mirar catálogos y anuncios de fabricantes para escoger aquellos juguetes que con tanto cariño pediremos a Papa Noel y sus majestades los Reyes Magos de Oriente, personajes generosos donde los haya pero que necesitan ayudan extra para poder conceder juguetes con total seguridad.

En estas fechas encontramos además, multitud de comercios temporales que surgen de la nada y venden juguetes a bajo coste, tal y como están las cosas tanto Papa Noel como los Reyes Magos hacen bien en optimizar los presupuestos destinados a la partida destinada a los juguetes, pero NO todo vale, por eso desde la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, proponemos ajustar los presupuestos, pero no a costa de la seguridad de nuestr@s pequeñ@s.

Por eso desde la Asociación Nacional de Seguridad Infantil vamos a intentar echarles una mano, para conseguir unos juguetes seguros y adecuados a los niñ@s a los que van dirigidos, bueno  también para marcarnos un punto y que a nosotr@s nos traigan alguna cosilla…así que vamos a ello

Se considera que un juguete es seguro cuando atendiendo al comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad y la salud del menor y otros agentes dinámicos, mientras se utiliza.

Para determinar esta denominación todos los juguetes comercializados en la Unión Europea, han de estar:

  • Identificados con el Marcado CE, esto implica:
  • Informar al consumidor de forma eficaz del uso apropiado y de los riesgos en el caso de que este uso no se produzca.
  • Obligación en todos los juguetes de mencionar aquellos que son destinados a menores de 36 meses, habiendo pasado las pruebas necesarias para verificar que no generan ni contienen piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas. Incluyendo la explicación del riesgo específico que origina esta restricción.

Serie de normas UNE –EN 71, algunas de las propiedades que se controlan en los juguetes para pasar las normativas son:

  • Propiedades físicas y mecánicas: que eviten que puedan provocar lesiones corporales por los elementos que lo componen así como por inestabilidad.
  • Propiedades químicas: los materiales de fabricación no deben producir efectos, tóxicos, irritantes y quemaduras al entrar el niño en contacto con el juguete.
  • Propiedades eléctricas: no pueden superar los 24V y todos los elementos relacionados con fuentes de energía no podrán ser accesibles a los niños.
  • Propiedades higiénicas: su fabricación ha de garantizar las condiciones de higiene necesarias que eviten riesgo de infección o enfermedad.

Estos requisitos los debéis encontrar de forma fácil en cualquiera de los juguetes que encontréis en el mercado, es decir que si no los veis a primera vista, desconfiar del producto y de la tienda.

Os recomendamos que también leáis el articulo publicado por Logieduca, con importantes aportaciones profesionales para escuelas infantiles y ludotecas.

En nuestro próximo artículo os dejaremos unos consejos para crear un entorno de juego seguro, y ahora para finalizar os dejamos una tabla de la Fundación Crecer Jugando donde nos orientan sobre que juguetes debemos comprar en función del desarrollo de l@s niñ@s y conseguir el objetivo que se persigue aprender jugando pero con total seguridad.

©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Permitida la reproducción total o parcial de los contenidos citando la fuente

EDAD

CARACTERÍSTICAS

JUGUETES RECOMENDADOS

De 0 a 6 meses

Siguen con la mirada el movimiento de las personas.

Descubren la funcionalidad de su propio cuerpo.

Responden con risas y gorjeos.

Pueden mantenerse sentados.

Son capaces de agarrar objetos, sin necesidad de utilizar los pulgares

Móviles de cuna y hamacas

Sonajeros de colores para pies y muñecas

Muñecos de goma

Elementos con sonido

Mordedores para los dientes

Alfombras de tela con actividades (gimnasios de suelo)

Juguetes  y libros con contraste de colores y diferentes texturas

De 6 a 12 meses

Movimientos más voluntarios

Capacidad para conocer voces y decir alguna palabra tales como negaciones o afirmaciones

Exploran  y golpean los objetos

Buscan objetos escondidos

Arrastran y agarran varios objetos

Se sientan solos

Móviles

Objetos que ruedan; pelotas, juegos de encaje sencillos

Juguetes sonoros

Juguetes con contraste de colores

Juguetes con diferentes texturas

Tentetiesos

Muñecas de trapo

Juguetes para el agua

Andadores y balancines

Centros de actividades con elementos para manipular , sonidos y texturas

De 1 a 2 años

Saben andar y saltar

Usan y entienden palabras

Arrojan y recogen objetos

Reconocen la propiedad de los objetos

Aparecen los primeros amigos

Consiguen equilibrio

Hablan y comprenden

Sienten alegría ante sus logros

Descubren el entorno y la naturaleza

Juegan con compañeros

Primeros juegos simbólicos

Muñecas de trapo, goma o felpa

Juguetes con diferentes texturas y contrastes de colores

Construcciones y cubos para encajar y apilar

Juegos de ensartar de eje vertical

Bicicletas de 3 o 4 ruedas y cochecitos

Centros de actividades

Juegos de movimiento: coches y otros vehículos, columpios, bicicletas

Juegos de expresión: pizarras, pinturas, musicales

Muñecos y animalitos

Cuentos con imágenes

De 2 a 3 años

Consiguen equilibrio

Halan y comprenden

Sienten alegría ante sus logros

Descubren entorno y naturaleza

Juegan con compañeros

Juegos simbólicos

Juegos de movimiento: coches y otros vehículos, columpios y bicicletas

Juegos de expresión: pizarras, pinturas y musicales

Muñecos y animalitos

Juegos de encajar

Juegos de construcción

Cuentos con imágenes

Pelotas de diferentes tamaños

Puzles primera edad

Ábacos

Leer Más

Jugar es imprescindible…el elemento y el entorno han de ser seguros

Juego seguro y actividades deportivas

Como decía Anna Freud, el juego es el trabajo del niño y además el primer acto creativo del ser humano. Es importante que los niños puedan disfrutar de momentos de diversión en entornos seguros, siguiendo el símil de Freud, al igual que los adultos nos protegemos en nuestros centros de trabajo y creatividad. De esta forma los más pequeños podrán poner a prueba su curiosidad y creatividad en favor de un feliz desarrollo integral.

Dentro del hogar, acumulamos un sinfín de objetos que atraen a los niños, más que cualquier llamativo y colorido juguete, además, en su perfecto papel de imitadores los niños nos observan a manipular electrodomésticos, menaje, etc. es importante darles juguetes adecuados que suplan estas necesidades de innovación y crecimiento, y no dejarles jugar con electrodomésticos u objetos reales que puedan provocar accidentes.

Determinar la edad del menor antes de adquirir un juguete, que sea adecuado a su desarrollo y no avanzarnos en el tiempo, esta consideración debemos tenerla en cuenta cuando conviven hermanos de diferentes edades, ya que es posible que el pequeño quiera utilizar los juguetes del mayor, produciendo un riesgo, debido a que pueda contener piezas pequeñas o desmontables, un tamaño considerable para la edad del pequeño, o que tengan una movilidad destacable, como patinetes, bicicletas correpasillos, etc.

Crear un entorno lúdico seguro es de vital importancia para que el menor pueda disfrutar del juego, imite, curiosee y, en definitiva pueda desarrollarse de forma saludable y creativa. En general, cuando los adultos planificamos nuestro hogar, lo hacemos bajo unos cánones de estética y limpieza que de nada sirven cuando un pequeño entra en nuestras vidas, para ellos cualquier objeto es susceptible de investigación y creación de juegos imaginarios, por lo que, respecto a la seguridad infantil, debemos tener presente estas consideraciones a la hora de crear zonas de juego seguras, así como la edad del menor y las propiedades del objeto o juguete, que ayudará a nuestros pequeños a desarrollarse. De nada sirven las prohibiciones típicas de los adultos: eso no se toca, eso no se hace,… lo único que conseguiremos son niños desobedientes que acabarán por correr riesgos en su esfuerzo de liberarse de las prohibiciones.

El juego es indispensable para el crecimiento, conocer, descubrir, aprender a través de él…dejemos que jueguen, juguemos con ellos, disfrutemos del juego, del juego seguro en un entorno seguro.

 ©      M Ángeles Miranda. Twitter @logieduca

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente

 

Leer Más